Justicia para Virasoro

QUE NADA EMPAÑE LO LOGRADO

Escrito por justiciaparavirasoro 08-08-2018 en derechos humanos. Comentarios (0)

Dres Lucrecia Rojas de Badaro, Víctor Alonso y Fermin Ceroleni, integrantes del TOF Corrientes

QUE NADA EMPAÑE LO LOGRADO (Por Noemí Acuña)

Ha sido un largo y sinuoso camino el que hemos recorrido para llegar al esperado y tristemente demorado juicio conocido como Juicio Las Marías, delitos de lesa humanidad, y aquí estamos, como acostumbro a decir con la dignidad intacta, la memoria viva y la esperanza de lograr algo de justicia.

No voy a reiterar lo ya conocido, si decir que a pesar del abandono institucional que han tenido las victimas de Virasoro, sus familiares y la propia investigación de estos delitos, hemos podido gracias a la construcción de una gran  fuerza colectiva que nos dio el coraje para seguir la lucha ,  lograr que el juicio se realice.

Aunque nos quede un sabor amargo por esa triste foto de un juicio militarizado, que no logro atemorizar a las víctimas y testigos, ya que pudimos cumplir con el objetivo de relatar lo vivido durante la represión, detención, secuestro y desaparición de trabajadores vinculados laboralmente a la empresa Las Marías de los hermanos Navajas Artaza y que eran parte de las comisiones directivas de los sindicatos de industria de la alimentación ( STIA) y de trabajadores rurales (FATRE). 

Lo allí relatado dejo claro la existencia de una asociación ilícita que tenía como objeto atentar contra aquellos trabajadores que se atrevieron a enfrentarse al poder de la empresa para reclamar por condiciones dignas de trabajo y el respeto a las leyes laborales vigentes.

Dicha asociación tenia al menos tres patas, una la empresarial, dado que el listado de las victimas fue realizado por los hermanos Navajas Artaza, en particular por don Adolfo Navajas, quienes reitero estaban enfrentados con los sindicatos.

La  otra pata era la intervención militar en  manos del Capitán Sacco, quien conducía los grupos de tareas que detenían, secuestraban y desparecieron a las víctimas, corroborado esto en el testimonio del oficial de policía Ramírez que dijo “ había grupos compuestos por las cuatros fuerzas, Gendarmería, Prefectura, el Ejercito y la Policía Local, que hacían operativos siempre de noche”, al ser preguntado para que eran los operativos dijo “ para chupar gente”, también confirmo que el  vivac, acampaba en terrenos de la estancia Villa Corina.

Y la tercera pata era el intendente de Facto Héctor Torres Queirel.

Por lo dicho reitero NO DEJEMOS QUE NADA EMPAÑE NUESTRO LOGRO,  han tratado de callarnos, han hecho todo y mas para silenciar y ocultar estos delitos y sus responsables y sin embargo hoy el juicio se lleva adelante y tenemos  en el banquillo de los acusados a uno de los responsables, nada menos que  el ex militar e intendente de facto Héctor Torres Queirel.

Estoy absolutamente segura que ninguno de los personajes integrantes de esa asociación ilícita para la comisión de delitos de lesa humanidad hubiera imaginado que tendríamos la fuerza y el coraje para  lograr que sean juzgados.

Próximamente serán los alegatos y luego la sentencia, y el momento histórico para que los jueces Lucrecia Rojas de Badaro, Víctor Alonso y Fermin Ceroleni, nos demuestren que no son parte del andamiaje judicial, político y económico  que existió para lograr la impunidad e estos delitos, y que  hicieron que hoy no estén los demás responsables sentados en el banquillo de los acusados, hecho que lamentamos profundamente.

Para terminar quiero relatar una anécdota de mi padre, que ya la hice luego de su fallecimiento.

El se encontraba internado en el Hospital de Concepción del Uruguay de Entre Ríos, el ultimo día de su vida, estaba muy delicado tenía pocas fuerzas, y gracias a la generosidad de mis hermanos me quede con él esa noche, su última noche, hablamos de la política de la vida de cosas que debía de hacer cuando el partiera, sobre todo de la continuidad de encontrar reparación y justicia, era ya el 16 de enero, su cumpleaños, sostuve su mano todo el tiempo, espero eso le haya dado fuerza para partir.

De madrugada vino una joven enfermera, debía colocarle un suero y no encontraba sus venas, estaba muy nerviosa, no quería hacerle daño, yo le pedí que lo dejara y me dijo “ debo hacerlo, sino me retan” , vuelvo en un rato lo dejo descansar un poquito, cuando volvió, seguía nerviosa y papa le pregunto su nombre de su familia así como para tranquilizarla, ella reía, entonces el pregunto hay sindicatos aquí?, ella dijo, sii esta ATTE y UPCN, el dijo estas afiliada?, ella rio y dijo noo, ya sabe como son algunos sindicatos vio? Y el contesto, mira hay sindicatos unos más combativos que otros, pero deberías de elegir uno y afiliarte, porque solamente los sindicatos defienden a los trabajadores!!!!!!!, ella rio y le dijo “ usted habrá sido bravo ¡!!! Y el dijo nooo solamente un luchador, la enfermera se fue sin ponerle el suero, no la volví a ver, mi padre falleció ese día.

Hasta el último aliento de vida, mi padre hizo lo que creía que había que hacer con la convicción de siempre, generar conciencia de clase y promover la lucha, me enorgullezco  profundamente de ese viejo, de habernos dejado ese legado.

Estoy segura que sus compañeros eran igual a mi padre, a esa gente se dedicaron a perseguir secuestrar, torturar y desaparecer.

Cuando nosotros contemos la historia de nuestros viejos, nuestros compañeros, nuestros hermanos, nuestros esposos, contaremos estas historias, con orgullo con la frente en alto.

Los hijos de los y herederos de los Navajas, de los Sacos, de  los Torrez Queirel tendrán que contar que ellos fueron genocidas, que torturaron, mataron reprimieron, y probablemente también estén orgullosos .

Esta sin duda es una lucha de clase y por supuesto  estoy profundamente orgullosa de pertenecer a la clase que mi padre cuido, quiso y lucho por ella


Florencio Varela, Bs as, 8 de Agosto de 2018


Cara tapada- Informe del Juicio por la desaparición forzada de trabajadores rurales en yerbatales de Gob Virasoro

Escrito por justiciaparavirasoro 07-08-2018 en derechos humanos. Comentarios (0)

Cara tapada y su informe de la quinta jornada del Juicio por la desaparición forzada de trabajadores rurales en yerbatales de Gob Virasoro

Hoy se realizó la quinta audiencia del juicio por la desaparición forzada de los trabajadores yerbateros Neri Pérez y Marcelo Peralta durante la última dictadura continuó hoy a la mañana en el Tribunal Oral Federal (TOF) de Corrientes. Acá abajo te hacemos una síntesis de la información más importante de la jornada. (Ver más)

Estuvo presente el único imputado Héctor María Torres Queirel, militar retirado y ex intendente de facto de Virasoro en dicho periodo. Un grupo de militantes sociales y de Derechos Humanos acompañaron a los familiares de Pérez y Peralta, quienes viajaron desde Virasoro (distante a 330 kilómetros)

Declararon dos agentes retirados de la policía provincial, Juan Ramón Cedrán, quien era jefe de la comisaría de Virasoro en 1977 cuando se produjeron los secuestros y desapariciones de Peralta (29 de junio) y Pérez (2 de julio) y Julio Ángel Fernández, quien por ese entonces era oficial auxiliar sumariante y 23 años después llegaría a ocupar la jefatura de la fuerza represiva. Ambos testigos manifestaron haber desconocido las operaciones conjuntas entre ejército y policías en las que se detuvieron de forma ilegal los dos desaparecidos y a otros trabajadores que se habían organizado en sindicatos (FATRE y STIA). Además sostuvieron que conocían a Torres Queirel de modo circunstancial por el cargo que ocupaba en el pueblo y que se enteraron de las desapariciones luego de que los casos tomaron estado público en medios informativos.

Un dato no menor es que Fernández, ya con rango de comisario general, fue jefe de la Policía entre los años 2000 y 2001, cuando la provincia de Corrientes estaba intervenida por la dupla Ramón Mestre y Oscar Aguad (actual ministro de Defensa de Macri). Su nombre quedó ligado a la violencia policial por la desaparición forzada de democracia de Juan Carlos “Chicharra” Sánchez, de 25 años, detenido y torturado por la Brigada el 10 de enero de 2000. En esa ocasión, luego de la detención de cinco subalternos, Fernández dijo: “nuestro deseo es que no vuelva a ocurrir. Pero es un problema de toda la Policía”.

Se fijó para el próximo 16 y 17 de agosto las fechas de los alegatos y sentencia. Previo a ello, el día 15, se hará un inspección ocular al establecimiento Maria Adelaida, participarán los jueces del tribunal, la defensa, la fiscalía y la querella, y recorrerán la estancia, los accesos, los galpones, con los testigos victimas, Genara Diaz, Ramón Falcon y Ramón Peralta.

Cara tapada- Informe del Juicio por la desaparición forzada de trabajadores rurales en yerbatales de Gob Virasoro

Quinta Audiencia - Crímenes de lesa humanidad en Gob Virasoro

Escrito por justiciaparavirasoro 07-08-2018 en derechos humanos. Comentarios (0)

Jorge Pérez y Gladys Hanke, de MEDHES Goya

Quinta jornada de audiencias- 
Próxima semana: Inspección ocular y alegatos

Hoy se realizó una nueva audiencia en la causa que investiga delitos de lesa humanidad en Gob Virasoro. 
Se produjeron las testimoniales de dos funcionarios policiales, Julio Ángel Fernández y Juan Ramón Cerdán, ambos prestaban servicios en la comisaría de Gob Virasoro una vez instaurada la dictadura civico-militar y ambo recuerdan a Héctor Torres Queirel en su rol de intendente de facto de la localidad. Pese a manifestarse -ambos- muy desmemoriados, al punto de no pòder precisar con exactitud en que años prestaron funciones, ni quienes eran sus compañeros y/o jefes, quedé nuevamente en evidencia el grado de militarización del pueblo de Virasoro, la presencia de un vivac del ejercito en "... un campo...", que no pueden precisar, la existencia de los operativos de "acción civica" , (eufemismo que oculta las tareas de inteligencia militar en la localidad). Ninguno "recuerda" detenciones, ni denuncias de familiares pese a que el hoy comisario general (r) Julio Angel Fernández era el encargado de "Sumarios" en la comisaria. 
Tras ordenar pruebas por lectura, y tener respuestas de informes, con piezas perdidas por los 40 años de impunidad, como el expte ante el Juzgado de Santo Tome con la denuncia de Genara Diaz por la desaparición de su compañero, Marcelo Peralta, que fuera incinerado en el año 1988, finalmente se fijó fecha a la Inspección Judicial a la Estancia María Aleida, para el miércoles 15 de Agosto, a las 10, 30 hs. 
Recordemos que esta inspección ocular a los campos del imputado Hector Torres Queirel fue pedida por el ministerio publico, en medio de un "enrarecido" clima de parcialidad, por la comparecencia solos los miembros del tribunal, a hacer un reconocimiento geográfico del lugar, los primeros dias de Julio.
De esta inspección ocular, según las normas procesales, participaran los jueces del tribunal, la defensa, la fiscalía y la querella, y recorrerán la estancia, los accesos, los galpones, con los testigos victimas, Genara Diaz, Ramón Falcon y Ramón Peralta.
El día 16 de Agosto en Corrientes, se darán inicio a los alegatos.
Con las características de "express" que ha tomado este juicio, es probable que en días posteriores, ya haya sentencia.


En el juicio Las Marías "ni siquiera se deja hablar de la posible responsabilidad civil"

Escrito por justiciaparavirasoro 22-07-2018 en juicios de lesa humanidad. Comentarios (0)




El fiscal Flavio Ferrini destaca la ausencia del empresario Navajas Artaza en el debate por la desaparición de un delegado de la yerbatera y señala las irregularidades en las que avanza el tribunal, como la militarización de las audiencias y una inspección irregular a la casa del único imputado.

16 de Julio de 2018

“La particularidad de este juicio es que no se está revisando la posible responsabilidad empresarial de Las Marías, no se lo está revisando a propósito y ni siquiera se está dejando hablar de eso”, dice Flavio Ferrini, el Fiscal Federal de Corrientes. Es que el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos contra trabajadores yerbateros que comenzó hace quince días en Gobernador Virasoro, está amañado: los jueces del Tribunal Oral Federal de Corrientes evitan que se hable en las audiencias sobre el rol de la empresa productora de Yerba Taragüí y su dueño Adolfo Navajas Artaza; realizaron las primeras audiencias con el pueblo militarizado y, como frutilla del postre los magistrados visitaron la casa del único imputado, el ex intendente de facto Héctor Torres Queirel, en una presunta inspección “informal” que ni siquiera constó en actas.

El debate investiga la desaparición del delegado de Fatre (hoy Uatre) Marcelo Peralta, ocurrido el 29 de julio de 1977 en la estancia María Aleida, donde vivía y sigue viviendo Torres Queirel. Allí fueron los jueces Lucrecia Rojas de Badaró, Víctor Alonso y Fermín Ceroleni. “Yo entiendo que a la gente le queda la sensación que los jueces fueron a visitar a las partes sin ton ni son”, dijo Ferrini, que en la audiencia del martes pidió que se formalice una inspección judicial con todas las partes. Es decir, pidió que el acto sea jurídicamente válido.

La inspección ocular había sido pedida en la elevación de prueba antes del juicio y el tribunal la aceptó. Y aunque estaba prevista para hacerse luego de la última audiencia en Virasoro –el juicio comenzó el lunes 2 de julio y siguió en la ciudad hasta el miércoles- se suspendió por mal clima. Pero los jueces fueron igual, pese a que ni la fiscalía ni la querella estaba presente.

-Esa inspección “informal” despertó malestar en las partes.

-Entiendo que a la gente le queda la sensación que los jueces fueron a visitar sin ton ni son.

-¿Sobre todo porque fueron a la casa del imputado sin ningún motivo jurídico?

-La manifestación que hace el presidente (Ndr: Víctor Alonso), que se ve de alguna manera madrugado en la consulta que hicimos en la audiencia sobre qué fueron a hacer, y sin saber qué responder quizo dar una base sólida a la explicación y dijo que fueron porque les interesaba ver la situación geográfica del lugar pero que no labraron actas. Entonces, al no labrar un acta no le puedo plantear una nulidad porque no le permitieron participar a las partes. Pero además, dice que eso no va a formar parte del juicio. ¿Cómo es eso? ¿Toman conocimiento de algo, forma parte de su convicción pero no forma parte del juicio? Es complejo.

-A este debate se lo conoce como el juicio a Las Marías, sin embargo no hay civiles imputados.

-La particularidad de este juicio es que no se está revisando, no se lo está revisando a propósito y ni siquiera se está dejando hablar de eso, es de la posible responsabilidad empresarial de Las Marías, que es la de Adolfo Navajas Artaza, que logró que el Estado desaparezca a las personas que lo estaban molestando con su actividad gremial en cuanto a la explotación agrícola que el tipo hacía.

-¿Cómo ocurrió?

-Se logró de distintas formas. Una fue el transcurso del tiempo, porque el Tribunal tuvo la causa elevada a juicio mucho tiempo y estuvimos enganchados en discusiones muy largas por la salud de los imputados. Con la pérdida de tiempo que esto implica, el Tribunal se prestó a hacer todo lo posible para que este juicio no se haga con todos imputados, al punto tal que uno murió y otro se terminó enfermando en serio y quedó solo este que llegó acusado como partícipe secundario, situación con la que no estamos de acuerdo. Es decir, era como decir que dejaron hacer el juicio para que la gente haga un poco de catarsis, aunque tampoco los dejaron hablar demasiado.

-¿Qué expectativas tienen con el debate?

-Desde antes del debate no tenía expectativas con el debate como reparación para las víctimas. Si me parecía que tenía que servir, desde un punto de vista simbólico, para que la gente pueda expresarse y dejar constancia de lo que ocurrió en aquella época y de la posible responsabilidad empresarial que siempre estuvo el sistema de justicia negado a investigar. Eso me parecía lo más importante pero no dejaron que pase.

Un juicio militarizado

El juicio conocido causa Las Marías comenzó en Gobernador Virasoro, donde tenía asiento la Estancia Las Marías. Lo primero que sorprendió a los sobrevivientes y familiares del debate –son una veintena de testigos- fue la decisión del Tribunal de rodear la sala de audiencias con efectivos de Gendarmería. “Lo más feo de todo, fue lo que hizo el Tribunal en Virasoro, que desde el punto de vista simbólico es muy fuerte para las víctimas del terrorismo de Estado: militarizaron el juicio, llenaron todo de guardias, con una presencia de Gendarmería inédita para un debate de estas características. Un cerrojo de seguridad que lo único que le demostraba a la gente es que siguen siendo lo débiles”, opinó el fiscal Ferrini.


Crece la preocupación por la irregularidades del juicio

Escrito por justiciaparavirasoro 12-07-2018 en juicios de lesa. Comentarios (0)






Por Alejanda Esponda para Letra P.


https://www.letrap.com.ar/nota/2018-7-11-18-26-0-crece-la-preocupacion-por-irregularidades-en-el-juicio-las-marias